RESEÑA HISTORICA

   En 1660 Paitanás es un pequeño poblado indígena evangelizado desde San francisco de Guasco Bajo.  Allí se construye en 1717 la Capilla de la Virgen del Rosario y en 1784 se termina la Iglesia Parroquial.

 

   Al crearse la Villa de San Ambrosio de Vallenar en 1789, don Ambrosio O'Higgins le regala una imagen del Santo.  Y en 1806 se erige ya la Parroquia de San Ambrosio, cuyo templo primitivo, tras los terremotos de 1819 y 1833 será demolido por su mal estado en 1862.

 

   La construcción del actual templo se inicia en 1874, siendo dirigidos estos trabajos por el Licenciado don Manuel García, su construcción estuvo a cargo del arquitecto vallenarino don Francisco Benigno Zavala, los que estuvieron un tiempo paralizados, y en la Revolución de 1891 sirvió para que se acuartelara uno de los cuerpos del ejército.

 

   Varios sacerdotes dirigen la parroquia hasta que el párroco Francisco Javier Olivares llegó a prestar sus servicios sacerdotales en Febrero de 1910 y de inmediato inició una campaña para terminar la torre actual, o la última conocida.  Se colocaron las campanas que obsequiara Carrizal Alto.   En idéntica forma trabajó para comprar un reloj que desde la torre prestara servicios en la población en general.

 

   El Párroco Francisco Javier Olivares insiste al Obispo de la Serena para que una comunidad Religiosa se hiciera cargo de ella, pues era imposible para un solo sacerdote atenderla debidamente.

 

   El templo parroquial de San Ambrosio fue el tercero en contruirse en Vallenar, siendo el primero la Iglesia de La Merced, ésta se levantó en los terrenos de la Chacra Zavala, que recibieron por herencia.